Inicio > Curiosidades, Reseñas / Comentarios > Turismo aventura en Auschwitz

Turismo aventura en Auschwitz

Terminé de escribir el post anterior (Diario del horror) y seguí navegando por ahí. Pasé por varios lugares hasta que llegué a La lectora provisoria. ¿Cómo se titulaba el último post? Turismo en Auschwitz. Y  como su nombre lo indica, habla de cómo el lugar se ha convertido en una especie de parque de diversiones (no, mentira, no tanto, en destino turístico). Me llamó la atención la coincidencia y, algo conmovida, dejé el siguiente comentario: 

Hace unos meses falleció mi tía abuela, con casi 90 años. Había estado en Auschwitz pero, gracias a no sé que milagro, había logrado escapar de allí, vivita y coleando. Primero vino con su familia a Argentina y después, ya de grande, a Israel. Pocas veces conocí una persona con tanta vitalidad y energía como ella, al punto que, hace 2 años viajé con mi familia a Israel para festejar el cumpleaños de 60 de mi mamá (casi toda su familia vive ahí) y ella se ocupó de que vinieran todos, desde distintas partes del país, para encontrarse con nosotros. Y no sólo eso, si no que en el momento de “¿alguien quiere decir unas palabras?” ella se paró y dió un discurso de varios minutos, donde habló de lo emocionada que estaba de vernos a todos juntos, seguramente por última vez. Mientras decía eso y levantaba su copa de champagne para brindar, yo no podía dejar de pensar en su tatuaje, que sé que tenía en el brazo pero que nunca me animé a mirar. Jamás entendí cómo una persona que vivió semejante horror en su infancia pudo rehacer su vida de esa manera, viajar, tener hijos, y vivir hasta los 90, con más salud y alegría que cualquiera. Tal vez por ese mismo espíritu vital es que logró sobrevivir en Auschwitz. O quizás es al revés, y después de vivir semejante espanto, o te morís de angustia o entendés lo valioso que es todo lo demás (y yo ando por la vida adelantando mi sesión de terapia cada dos por tres, porque alguna estupidez de la vida cotidiana me deprime).

El tema del que habla el post en sí mismo y las imágenes no me llamó particularmente la atención, no porque no fuera interesante, sino porque teniendo familiares en Israel, sé que es algo común que los europeos viajen a Polonia y que visiten Auschwitz. Por otro lado estuve en Trevlinka, que es otro de los campos, en este caso en Praga, República Checa, y ocurre algo similar. Pero ¿Por qué no me llamaron la atención las fotos entonces? porque hace dos días, una de mis primas segundas (nieta de mi tía abuela, la que comenté que estuvo en Auschwitz, pero cuando no era nada divertido) publicó en Facebook montones de fotos de su viaje a Polonia, que hizo con sus compañeros del colegio (creo que como viaje de fin de estudios porque tiene 18) y las de Auschwitz son casi iguales a éstas. Con lo cual siguen las coincidencias para mí.

El autor de la nota publicada en La lectora… plantea el tema con cierto disgusto, o desconfianza. De hecho la primer frase es Dicen que la muerte es el mayor espectáculo del mundo. No sé si estoy de acuerdo con esa mirada, creo que está bien que la gente conozca el lugar físico donde pasaban las cosas para terminar de entender o para sentir un poco más de cerca lo que allí pasaba (aunque sigan existiendo Ahmadineyades y Hugos Chavez que lo nieguen). Tal vez es recurrir al golpe bajo, no sé. Igualmente admito que ver a mi primita y sus amigos riéndose, abrazados, de lo más divertidos, es un poco escalofriante. Pero por otro lado, creo que es el humor (y no el amor) el que salvará al mundo y que, no es casualidad que el pueblo judío, siendo uno de los más maltratados y humillados a lo largo de la historia (uno de los más, dije) recurra tan seguido al humor para poder soportar y no morir en el intento. ¿O acaso la cara de tragedia y la seriedad significan respeto? 

Yo, en este punto estoy como el protagonista de El abrazo partido de Burman. Hace años que me debato conmigo misma si debería (o si tiene sentido) sacar la ciudadanía polaca. En realidad, soy sincera, se me ocurrió hacerlo cuando Polonia entró en la comunidad europea (como le ocurrió a muchos, y perdón si creían que era sólo una cuestión de raíces). Pero entre que es un trámite tedioso, que tengo mis dudas acerca del tipo de ciudadano europeo que se es siendo polaco, y que tampoco sé si quiero (o me sirve) ser ciudadano europea, no hice nada con el tema.

Y no está de más aclarar que no pongo las fotos de mi prima porque si bien intimidad y privacidad son términos del milenio pasado, y ella y sus amigos israelíes son veinte veces más modernos que todos nosotros juntos, todavía me queda un poco de dignidad (creo).

Anuncios
  1. Gabriel Lopardo
    octubre 1, 2010 en 11:07 am

    Hola, yo también leí el post el La Lectora y por eso he llegado hasta aquí.
    Creo que el meollo del asunto está en que “el destino turísitico” de Auschwitz se ha convertido en un no-lugar. Si les preguntas a cualquiera de los miles de visitantes (incluidos los adolescentes israelíes, me temo) serían incapaces de devolver una mirada crítica de lo que Auschwitz muestra.
    Por ejemplo, casi nadie se entera que cuando visita el sitio en realidad sólo está pisando una parte de un complejo enorme (Auschwitz comprendía más de 40 campos y sub-campos dependientes). Auschwitz I, Auschwitz II – Birkenau (exterminio) y Auschwitz III – Monowitz (trabajo esclavo) tuvieron diferentes roles y la vida y muerte en ellos giraban con sus propias características. Los aliados no intentaron bombardear las líneas de ferrocarril que llevaban a los campos, ni enviarles armas o algunas tropas para liberarlos. Sin embargo desde inicios de 1944 se sabía de Auschwitz y de lo que allí ocurría con detalle (tras la fuga de unos prisioneros que llegaron a Londres llevando documentación de Auschwitz) incluyendo fotografías aéreas y cantidad de información de todo tipo. Ese mismo 1944 fue el exterminio de los judíos de Hungría. Ese mismo año, la fuerza aérea estadounidense bombardeó en dos ocasiones (mayo y septiembre) las fábricas alemanas instaladas al amparo de la mano de obra esclava de Auschwitz III – Monowitz. Pero las líneas de ferrocarril que llevaban los prisioneros a Auschwitz no se vió afectada, ni los crematorios que funcionaron a máxima capacidad. ¿Qué ocurrió? ¿Por qué? Y así prosiguió todo ese 1944 (medio millón de judíos húngaros entre abril-julio) hasta la marcha de la muerte en el invierno 44-45 (40.000 muertos, otros 20.000 terminaron en Bergen-Belsen) y la liberación final al arribar el ejército ruso a fines de enero 45 (7.500 supervivientes abandonados en el campo). Auschwitz III – Monowitz jamás dejó de funcionar. Es hasta hoy en día un importante complejo industrial polaco. No hay mano de obra esclava y nada queda de las fábricas alemanas, pero el sitio es el mismo. Y esa es una de las razones por la cual no está incluido en el “circuito turístico” de Auschwitz, allí se sigue trabajando.
    Mi duda es esta: ¿los “turistas” que van a Auschwitz regresan a sus hogares con una mirada crítica de todo lo que ocurrió? ¿O todo ha quedado reducido a una especie de parque temático (una construcción sobre, a través, del Auschwitz real que sigue estando allí) que rinde beneficios económicos?
    Las fotos, como recuerdo de un viaje a Auschwitz de tu prima israelí y sus compañeros de escuela, las fotos de madres e hijas japonesas junto a los crematorios, me generan esta horrible duda.
    Gracias y saludos.

    • octubre 1, 2010 en 2:29 pm

      Hola Gabriel. Primero gracias por el comment. La verdad es que no estaba al tanto de esta información que das. Puede ser que tengas razón, ante este tipo de cosas es dificil discernir si se persiguen beneficios económicos únicamente, si se intenta concientizar a la sociedad, o si es un poco de ambos. Siempre hay algo de “parque temático” en estos lugares que resulta medio siniestro. La duda que me queda (nos queda) es si, como decís, sirve para reflexionar o sólo para hacer turismo.

      Saludos,

  2. Pablo
    febrero 12, 2011 en 5:18 pm

    Hola, respecto a los testimonios que narraron tanto gabriel como la otra mujer, no puedo decir nada, seguramente la sensación va a ser encanontrada para mi, soy argentino y de mis raices y familia nadie fue victima de este horror, les cuento que leí y vi documentales de todo tipo, como asi tambien de distintos puntos de vistas y hoy por hoy siento como la necesidad de conocer y caminar esos lugares, porque por momentos al estar tan lejos y como dije antes no tengo nadie que haya sido victima de este horror, hay cosas que no puedo entender, hasta me parece un cuento de terror por momentos ( que existió) pero en fin, quiero ser testigo ocular de esos lugares tan… sin palabras, si alguien me puede ayudar o comentar como puedo hacer para llegar a polonia para visitar este lugar por favor me encantaria que me den una mano para poder hacerlo, mi mail es pabloxr600@hotmail.com le estaré muy agradecido a quienes me puedan ayudar, desde aca es imposible llegar a ese lugar porque no encuentro paquetes turisticos para hacerlo pero si alguien sabe de alguno le agradeceria me lo hagan saber, desde ya saludos a todos los que lean esto y gracias por entenderme…

    • febrero 12, 2011 en 7:47 pm

      Hola Pablo,

      Gracias por tu comentario. Como cuento en la nota tengo familiares en Israel que viajan bastante a Polonia y también a Argentina. Vos irías desde Argentina? Puedo tratar de averiguar con ellos si saben o me recomiendan algo en particular para conocer el lugar. Un abarzo.

  3. abril 3, 2012 en 7:39 pm

    hola soy de Paraguay, me interesa de mas las historias y testimonios de gente que estuvo en los campos de concentración nazi.. no tengo familiares que fueron participes de tales horrores, pero les tengo gran respeto a todas esas personas que murieron y sobrevivieron a este genocidio.. me encantaria ir agun dia a visitar esta gran evidencia que posee Polonia.. que es el campo de concentracion de Aushwitz de hecho es una meta porque soy estudiante de la historia de la segunda querra mundial. me parece algo muy interesante lo que publicaste..

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: