Inicio > Literario, Reseñas / Comentarios > Stories are Gifts – La Niña Guerrera

Stories are Gifts – La Niña Guerrera

Este domingo no tiene nada que ofrecer. Este domingo de 36 grados a la sombra y humedad en una de las ciudades más húmedas del mundo. Las persianas bajas. El frío. Dormir, dormir, dormir. Estoy aburrida. El gordo ese con barba y vestido de rojo no quiere a las niñas judías. Me quedé sin regalo de Navidad, otra vez. Entonces recuerdo que tengo un libro esperando por mí. Un libro y miles de niñas. Además de la niña que me lo regaló (epa, sí tuve regalo de Navidad). Acá adentro no puedo concebir otro mundo que el mío. Demasiado silencio no me deja pensar.

Taxi. Nuevo Starbucks de Sacalabrini Ortiz y Cabello. Aire, mucho. Caramel Machiatto, grande, Cupcake de choco chips, enorme, azúcar morena, dos sobres. Revolver hasta formar una mezcla homogénea. No hay caso. Esto es un pegote. Mi vaso de café se parece demasiado al de Coca-cola y tiene un árbol de Navidad con guirnaldas, un reno con cuernos y una niña llena de nieve. El vaso o la pequeña me dicen “Stories are gifts. Share”. Mi libro me dice “La Niña Guerrera y Otras Historias Reales”. Share. No, eso no lo dice, lo digo yo. En la contratapa también me cuenta que hay dos púberes argentinas que acarician sus piernas debajo del mantel de la mesa familiar y que hay una preciosa niña de ocho años que se inicia sexualmente con una de diecinueve. Mezclo hasta formar una masa homogénea. El pronóstico indica que la humedad va a volver. Confesionarios, internados de niñas y más niñas que fueron saliendo del closet y tienen ganas de compartir sus historias. Share. Me olvido de Starbucks, del caramelo, de los chips, de la navidad y del calor agobiante, y me sumerjo en un mundo de lesbianas que tienen mucho para contar sobre si mismas y las niñas que aman. Chau. Ustedes quédense con su heterosexualidad yo me quedo con mi heterodoxia.

     

 

 

Anuncios
  1. diciembre 27, 2010 en 10:10 am

    Parece que sí había historia de domingo

    • diciembre 28, 2010 en 12:25 am

      Querido Jota,

      Mi domingo consisitío en lo que relata esta crónica, seguido del acto mismo de concebirla. En el medio, una comunicación incomunicada con un gallego que me intriga. That’s it. 😉

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: