Ojo, es un spoiler

Antonio sabía de lo que estaba hablando pero igual preguntó:

-¿La muerte?
-Sí.
-Hasta ahora, igual. Te lo ponen todo así para que sea igual. Salgo a la calle llena de gente, que también es Buenos aires. Ah, no hay Coca-Cola. Eso es un problema.
-¿Y qué hay?
-Bidú. Un asco.
-Qué horror, la muerte.

Este diálogo genial y totalmente Woodyallenesco se produce entre los dos personajes principales de “La otra playa” de Gustavo Nielsen hacia el final del libro. Y eso es todo lo que voy a decir por ahora. Ah, y también que al escribir esto me agarró una sensación del tipo “Necesito una Coca-Cola, ya!” (es posta) así que bajo al kiosco. Sigo la próxima.

Anuncios
  1. febrero 24, 2011 en 6:29 pm

    Sin embargo, a mí me parece más bien un guiño a “Ubik” de Phillip K. Dick. En esa novela, que transcurre en una antesala de la muerte (en una especie de vida residual), las cosas de ese mundo no se sostienen y envejecen. Una coca zero hubiera pasado a ser, perfectamente, una bidu cola.

    • febrero 24, 2011 en 7:07 pm

      Hola Miguel, gracias por el aporte! Tengo que admitir que no leí “Ubik” así que confío en vos 🙂 Yo menciono a Woody Allen como referente del diálogo absurdo, tragicómico y sin embargo verosimil. Supongo que me recomendás la lectura de la novela de Dick, no?

      Un abarazo

      • marzo 1, 2011 en 9:09 pm

        Por supuesto, “Ubik” es una novela insoslayable.

        Un abrazo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: