Inicio > Literario, Reseñas / Comentarios > De berenjenas en escabeche y el Che

De berenjenas en escabeche y el Che

Soy un bravo piloto de la nueva china. Ernesto Semán.
Literatura Mondadori. 2011.

No, vení acá, Rubencito. Escuchame bien: los juguetes no son tuyos, los juguetes son […] perdiéndose de vista que lo que Rubén reclama no es la posesión de Los juguetes, sino su propia pertenencia a Luis.

El último encuentro entre madre e hijo se había producido unos años antes, pero del lado de allá. En ese entonces el cuerpo de Rosa aún le permitía armar una valija, cargarla hasta Ezeiza, subirse a un avión y viajar todas las horas que fuera necesario para visitar a Su-Hijo-Que-Estudia-En-El-Exterior. Aquella vez, Rosa se había despertado en su hotel 5 estrellas sintiendo una vez más el inexistente olor a hígado de pollo con cebolla, mientras su hijo Rubén volvía a sentir que en la calle todo sonaba a Dylan.

Rubén es geólogo, está entrando en sus cuarenta y vive en el exterior, donde se especializa en geografía aplicada al crecimiento de la población urbana. Irse del país había funcionado perfectamente como un mecanismo inconsciente para seguir negando su historia. Pero ahora, finalizando la primera década del siglo XXI, Rubén debe volver a Argentina por unos días porque su madre, Rosa Gornstein de Abdela, se está muriendo de cáncer tal como viene haciendo desde el 82’, un par de años después de la desaparición del Camarada Abdela, su marido y el padre de sus hijos Rubén y Agustín.

Pisar una vez más el suelo de Buenos Aires,  sumado a la madurez y a una madre agonizante, le permiten a Rubén conectarse con la historia de su padre y su propio pasado. Una vez en la Ciudad, y mirando por la ventana de un bar de la calle Defensa con su hermano enfrente, el personaje emprenda un viaje a una isla desierta y misteriosa donde el pasado empieza a tomar forma. La Isla está gobernada por una pareja de mutantes (Rudolf y The Rubber Lady) que a pesar de ser siniestra le da a Rubén las pistas necesarias para no perderse. En la Isla se encuentra con Raquel, una antigua novia que parece tener mucha más información que él y con la que presencia, como si se trata de una película, varias escenas donde el Camarada Abdela y su captor, Capitán, mantienen un diálogo casi amable sobre el Proceso de Reorganización Nacional, sin saber que están siendo observados desde la Isla. Pero, ¿Cómo llega Rubén hasta ahí? En un mundo de veinte asientos que hace el recorrido Palermo (Buenos aires) – Santa Rosa (La Pampa) – Los Álamos (California).

Este lugar –como cualquier isla- está desconectado de todo lo demás y es tan inmenso que resulta imposible reconocer sus bordes. Rubén, que corre y corre obsesivamente en cada lugar del mundo en que se encuentre (como escapando o buscando algo que no sabe qué es) intenta hacer lo mismo en la Isla, hasta que en las palabras de Raquel, Rudolf, The Rubber Lady, su propio padre y hasta las de Capitán, va encontrando las respuestas y el modo de salir de allí.

El título y la estructura del libro, que se divide en tres planos espacio-temporales: La Ciudad, el Campo, y La Isla, y que se repiten a lo largo de la novela exactamente seis veces, ya adelanta que se trata de una novela por lo menos interesante y original. Soy un bravo piloto de la nueva China es inteligente y sincera, y con casi 300 páginas su ritmo nunca decae. Ernesto Semán se anima a plantear un tema ríspido y para muchos intocable recurriendo al humor cada vez que lo cree necesario, con escenas imposibles, personajes disparatados y diálogos casi absurdos.

El libro logra construir un clima intimista y entabla con el lector una relación de complicidad. Soy un bravo piloto… es la muestra de que para tratar un tema seriamente y con el respeto que merece no hace falta solemnidad y que no son necesarios los golpes bajos para hablar de aquello que nos provoca espanto.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: