Dancer in the dark

 

En una nota publicada hoy en Página 12 / Espectáculos por Luciano Monteagudo leo que Lars Von Trier -en el marco de la presentación de su último film en Cannes- dijo que “simpatiza un poco con Hitler”, por lo que varias distribuidoras ya se negaron a estrenar el film en sus países, incluida Argentina.

Ok, está claro que el amigo Lars es un psicópata -y que la pobre Björk debía tener razón cuando lloraba y declaraba que el director era un tirano. El razonamiento que expone para explicar su simpatía por el Führer ademásconfirma que no está muy equilibrado:

Durante mucho tiempo yo pensé que era judío y estaba muy feliz de serlo. Luego comprendí que no lo era. Quería ser judío, pero en realidad me di cuenta de que era un nazi, porque mi madre me reveló que mi familia era alemana, lo cual también me gustaba.  

Pero esto no quiere decir que tengan que dejarme sin ver Melancholia, su última película, que pinta interesante. Como siempre, algunos entienden todo mal.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: