Literatura asexuada

El sumplemento ADN de hoy está dedicado a Jorge Luis Borges para conmemorar los 25 años de su muerte (que se cumplen el martes). En esta edición especial varios autores argentinos opinan sobre el escritor, su obra, y el efecto que ésta tuvo en sus propias obras. La más interesante me pareció la de Andrés Neuman, que observa cómo en la obra de Borges hay una total omisión de la sexualidad.    

Un escritor sin cuerpo
Por Andrés Neuman

La vigencia de Borges me parece tan compleja como su estilo. Dependiendo del ángulo desde el que abordemos su legado, pienso que la respuesta variaría radicalmente. Si nos concentramos en su noción transnacional, hipertextual y políglota de la ficción, entonces sólo cabe admitir que fue un adelantado a su tiempo. Como bromeó alguna vez Eco, Borges inventó Internet. Esa idea es sólo parcialmente cierta, ya que al mismo tiempo fue un autor esencialista o platónico, con evidente desinterés por la actualidad y lo moderno. Esa parte reaccionaria de Borges me parece divertida y, en cierta manera, profunda. Desde un punto de vista más ideológico, creo que el predicamento de Borges ha dependido de la despolitización de su figura. Cuando sus opiniones políticas, a menudo atroces, eran parte del debate literario en Argentina, la lectura de su obra se veía inevitablemente interferida. Creo que, como pensador social, Borges dejaba bastante que desear y no hace ninguna falta engañarnos con eso: sus libros eran mucho más grandes que sus actitudes. Ahora bien, si enfocamos su obra desde otros puntos de vista, como el del género, entonces nos topamos con su lado más anacrónico. Borges era además, en términos estrictamente literarios, un escritor sin cuerpo. Su obra omite la sexualidad de una manera casi obsesiva. El deseo, el placer, la carne están prácticamente desterrados de su universo. Sería curioso preguntarse por qué un país tan psicoanalizado como la Argentina ha colocado a un genio de la represión sexual en el centro de su canon. Por otro lado, y celebrando que hablamos de una de las prosas más brillantes del siglo XX, quizá no nos vendría mal dejarlo descansar por un tiempo. Lo cual no significa en absoluto olvidarlo, sino dejar de soñar con imitarlo. Ser un epígono borgeano parece mucho menos provechoso que ser su lector.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: