Archive

Archive for the ‘Blogs/Sitios’ Category

Otra genialidad coreana

La cosa es así: dos dientes de leche llamdos Ickle y Lardee vuelven después de años a la casa de Inhae Lee a reclamar sus derechos. La niña devenida adulta los vuelve a cobijar -esta vez fuera de sus fauces- y las dos criaturas, de lo más emocionadas, viven todo tipo de aventuras extremas desde el trick or treat de Halloween hasta la visita de Papá Noel en Navidad y desafíos de toda clase y color, como armar y montar un barrilete sin volarse en el intento.

Fuente: Son Cosas Mías! 

Ansiedad + inseguridad: una puta combinación

M (una ramera) no soy yo, que también soy M. M es una minita que tiene un blog llamado tambien soy minita y cuyo perfil dice así:   

No sea salame
Deje de pensar que hablo todo el tiempo de mi.

No sea menso
Procure no tomar en serio todo lo escrito aquí.

Creo recordar que soy
M. (Una Ramera)

Los Post de M son geniales. Me hacen acordar a otra M, Malena “Loca de mierda” Pichot (a quien hoy vi pasar junto a un muchacho bastante apuesto en la zona del Solar de la Abadía también conocida como La Imprenta).

Va el último, que no tiene desperdicio y que me viene como anillo al dedo.

 Y sin embargo

Te diría que fueras vos mismo hasta la computadora, abrieras la RAE y buscaras: tentempié. Pero voy a ahorrarte el tiempo, ya bastante tenés con mi ataque de inseguridad. Si buscás tentempié, una de las acepciones es refrigerio, y si buscás refrigerio, encontrás:

(Del lat. refrigerĭum).

1. m. Beneficio o alivio que se siente con lo fresco.

2. m. Alivio o consuelo en cualquier apuro, incomodidad o pena.

3. m. Corto alimento que se toma para reparar las fuerzas.

Entonces, cuando yo te dije “me siento un tentempié” y después me corregí: “no, no me siento un tentempié, soy un tentempié”, lo que estaba diciendo era eso que dice en la segunda y tercera acepción: soy un alivio, un consuelo, un corto alimento. Soy algo chiquito. Descartable.

Las inseguras sentimos eso. Nos sentimos un tentempié, un refrigerio, el placebo que tranquiliza hasta la hora del almuerzo o la cena. Somos el acompañamiento, la ensalada en un asado, nunca el plato principal. Somos un accesorio para nada indispensable. Nos sentimos la escala, obligada y aburrida, en un aeropuerto, en la mitad de un viaje a Paris. No somos Paris, nunca lo fuimos y nunca lo vamos a ser: somos el aeropuerto. Como mucho, somos el free shop, que engaña con sus colores y sus mezclas de sabores y olores pero que es pura ficción. Que desaparece ni bien pisamos el afuera. Somos el parque de diversiones de una vida ordinaria: el lugar de la fantasía de los grandecitos consumidores que se agota en un abrir y cerrar de ojos.

O la introducción, la antesala, la cola para entrar a la fiesta, lo mejor está por venir. Las inseguras nunca, jamás, en toda la puta vida, sentimos que somos lo mejor: que lo mejor está acá, soy yo, es ésto. Nun-ca. Las inseguras somos lo cotidiano, lo cómodo, lo tranquilo, paciente y tolerante. No somos la ilusión de un truco de magia: somos el truco revelado. Nunca el lujo, somos lo que pueden tener todos. Nos tienen porque está bueno tenernos, pero siempre hay algo mejor: eso es el lujo, eso es la pasión, eso es el amor. Nunca somos tan amor como lo que pasó con otra, ayer; o lo que va a pasar con otra, mañana. Somos el medio. El promedio. Ni muy muy ni tan tan.

O la vuelta cansada y deprimente de un viaje maravilloso. Somos el micro oloriento, el café aguado, el jugo químico con mas sabor a lata que a naranja. La tristeza de la vuelta, la melancolía post viaje. Un viaje maravilloso al que no fuimos invitadas, en el que no somos suficientes (ni lo suficientemente lindas, inteligentes, divertidas), un viaje maravilloso que se piensa repetir: es necesario juntar de nuevo la plata, renovar el pasaporte, que confirmen el pasaje, encontrar algo de energía, de fuerza. Y después volver. Dejar lo insuficiente acá, por insuficiente.

Las inseguras tenemos una sola seguridad: él estuvo en un lugar feliz o está yendo hacia ese lugar. Si ya fue quiere volver, quiere volver al te amo, al amor: nosotras somos un te quiero. No somos tan perfectas como lo anterior, ni tan perfectas como lo que se busca. Su ex se transforma en nuestra peor pesadilla, no decimos su nombre en voz alta porque sabemos (estamos convencidas) que decirlo en voz alta es traer acá toda la fantasía el amor que se vivió y ya no se puede volver a vivir. Llegamos tarde. O demasiado temprano.

Estamos siempre a punto de ser abandonadas, siempre sufriendo por adelantado, sintiendo los te quiero en diferido, pensando que las interferencias son cada vez mayores, y me parece que ésto se está escuchando cada vez peor. Las inseguras vivimos a destiempo, pensando que mañana nos dejan, que mañana vuelve con la ex, que está por darse cuenta que no somos suficiente, que no llenamos, que somos el aeropuerto, el tentempié, la sala de espera. Queremos evitarlo, queremos decir basta, queremos sentirnos bien, sabemos que estamos mal. Pero no podemos evitarlo. Estamos siempre esperando la mentira, la traición, esperando con los pañuelos en el bolsillo, por las dudas, porque estoy segura, si no es hoy es mañana y si no es mañana es pasado pero yo lo siento, se va a dar cuenta, me va a dejar.

Y sin embargo, nos hacen sentir seguras. Nos quieren. Nos demuestran amor. Nos tratan bien. Nunca nos mienten. Nos prestan atención, escuchan, entienden, están ahí. Nos dicen sos la más linda. No traicionan. Para ellos somos París, el plato principal, lo mejor está acá. Y sin embargo: sin embargo las inseguras.

(esto es de verdad: yo fui una insegura, fui insoportablemente insegura. Estoy en rehabilitación. Tengo recaídas. Hoy estamos en una recaída y no sabemos dónde arañar para levantarnos, para dejar de caer. Estamos intentándolo. Mañana vemos. Vemos).

 

Loca… como tu madre

diciembre 4, 2010 1 comentario

Hoy es la última función de Ellos, stand-up a cargo de Malena pichot y Ezequiel Campa en el ND/Ateneo. Para los que no saben quién es  Malena Pichot, es el alter ego de la Loca de mierda , veintipico, estudiante de la carrera de letras de la UBA (Puán es una de sus musas), neurótica, pocas tetas, acné juvenil, períodos con dolor de ovarios, departamento de alquiler pero confrotable, dueña de un gato, activista del llanto a moco tendido, odiadora de esa raza desalmada que son los Hombres,  y muy pero muy graciosa. 

La loca… nació en reacción a una ruptura amorosa de Malena, cuyo novio la dejó así sin más. Malena se deprimió, durmió durante días, puteó a su ex, a los hombres, y a la humanidad en general hasta que un día se encontró reflexionando: el hecho de que su ex le rompiera el corazón, no le daba derecho a romperle las pelotas a los demás, y sobre todo, no era motivo suficiente para suicidarse, entronces decidió hacer algo más interesante con todo eso y, cámara en mano y primerísimos primeros planos, nació La Loca de Mierda, youtube de por medio. Así víamos a Malena/La loca… llorando, hablándole a su ex, a sus amigas, con sus amigas, y obsesionada con el miembro masculino (para Malena la pija).  La loca … fue primero un secreto a voces que sólo compartían algunos de sus amigos y algún despistado que caís por ahí, hasta que gracias boca en boca, La Loca… supo cultivar montones de seguidores (además de sus necesarios detractores), fanáticos, y hasta adictos. 

Más adelante tuvo su espacio propio en formato blog y creció y creció y siguiendo creciendo hasta que un día llegó a MTV y fue el fin. Como suele suceder en estos casos, la frescura de Malena y la magia que tenían sus videos casi como tesoros descubiertos por curiosos internautas, se perdió ante la multitud y el above-the-ground. Sus entregas comenzaron a ser desparejas cosa que no ocurría jamás en Youtube o en su blog, donde nadie le exigía una frecuencia determinada, para la cuál no siempre hay material interesante. Luego Malena incursionó en el stand-up de la mano de “Concheta” con un personaje que compartía elementos con La Loca…

Si bien hoy prepara la última función de Ellos, el stand-up que viene haciendo desde marzo junto a Ezequiel Campa (Todos Contra Juan –  Ciega a ahcitas entre otros) en el ND/Ateneo y bajo el auspicio de esa marca tan Loca de mierda que es AY NOT DEAD, parece que habrá Ellos y habrá Malena para rato. En las tablas y en la TV de aire, según se runorea. 

El Sumplemento NO de página 12 publicó el jueves úiltimo una nota al respecto, con entrevista al dúo dinámico incluida que dice más o menos así:

A la hora del stand up se definen como “puristas, nos gusta que seas vos y el material”. “Para que tus monólogos estén aceitados, necesitas ir probando, remarcar lo que funciona y desechar lo que no.” Aunque hay un chiste que Malena mantiene pese al “cri cri” inicial: “El del pene como de un dibujo de H.R. Giger, si no lo digo me traiciono, sigo con un monstruo de Tolkien, se ríen algunos por allá, pequeño Avatar y ya se ríen todos”.

–¿Cómo fue el trajín de todo este año?

Ezequiel Campa.: –Empezamos tímidamente con una función por semana, después dos, tres, giras, y siempre con mucho apoyo del público, y así “recalamos” en el N/D que es una especie de cierre.

–¿Que los unió para hacer el espectáculo? ¿Las temáticas que tratan? ¿Una afinidad? ¿Cómo se ve eso en el escenario?

Malena Pichot:

–Las temáticas varían. Yo empiezo a hablar de que soy concheta, de que le tengo miedo a la vejez, de las publicidades, del feminismo, del aborto…

E.C.: –Creo que es el tono más que el tema. Hay algunos que dan para una oración, otros que son inabarcables.

M.P.: –Es que ya se habló de todo. Desde Homero, con La Ilíada.

E.C.: –Pensé que decías Homero de Los Simpson.

–¿Con qué rasgo podrían hacer un monólogo el uno del otro?

E.C.:

–Su neurosis y sus tetas.

M.P.:

–Uh, pará, pará, dejame pensar. Algo que ver con la pija no. Creo que te haría mierda con “la vida sana”. Mucho gimnasio, en esta parte –Malena lo dice mientras imanta su cuerpo con la mano– falta alcohol, falta alcohol.

Leer nota completa

We want you on the army (ahora el malo es Fidel)

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

El nuevo chiche en materia de Videojuegos se llama Call of Duty (el llamado del deber) y el objetivo es acabar de una vez y para siempre con la vida de Fidel Castro. Alejandro Soifer escribió una nota al respecto en el suplemento Radar de página 12 que dice más o menos así:

Los primeros diez minutos del videojuego estadounidense Call of Duty: Black Ops, que desde hace pocas semanas ostenta el record de producto de entretenimiento más taquillero de la historia con 5,6 millones de copias vendidas en sus primeras 24 horas en el mercado, se ahorran todo tipo de sutilezas: al jugador, inmerso en una simulación de combate de guerra en primera persona, se le asigna una misión clara y simple, matar a Fidel Castro. ¿Qué tuvo que haber pasado en el mundo de los videojuegos para que se haya pasado de la inocencia del Pacman que come pastillas y fantasmas de colores al estado actual donde se juega a matar cubanos en una recreación virtual de la invasión de Bahía de Cochinos?

Leer el resto de la nota

Twitter, palabras y solidaridad.

noviembre 21, 2010 Deja un comentario

El Museo de la Palabra perteneciente a la Fundación César Egido Serrano de Madrid, está organizando “El día internacional de palabra” con motivo del aniversario de la creación del Museo. Esta fundación viene trabajando hace años para difundir y proponer el uso de “La palabra” como vínculo de la humanidad y como vía para dismunuir desitancias ideológicas y de todo tipo para lograr la paz.

Copio el mensaje que recibí en mi casilla de email y que invita a participar de la iniciativa. 

Queremos animamos a crear cualquier iniciativa en vuestra ciudad durante ese día, como por ejemplo: Convocar en un lugar a una hora a las personas que sientan la necesidad de poner la palabra como herramienta frente a la violencia, subir una fotografía, vídeo o comentario a nuestro espacio en Facebook o simplemente tomaros algo en compañía de vuestros amigos. De esta manera te convertirás en Embajador de la Palabra en tu ciudad. Ese día más que nunca la palabra será el vínculo de la humanidad.

En esta dinámica tú eres una pieza vital. Utiliza tu imaginación y consigue con tu intermediación una tupida red en tu lugar de residencia, utilizando para ello el email, las redes sociales, sms, etc. Si nos informas de tu gestión, podremos dar traslado de la misma desd e todos los espacios del Museo de la Palabra y esta web, informándore además del resto de iniciativas que simultáneamente se celebren en todo el mundo.

Todo esto constituirá una enorme red mundial, (nada Quijotesca por cierto), pues el objetivo que nos une es poner de una vez por todas la palabra como herramienta para la convivencia entre religiones y culturas distintas.

          

 Además, aprovechando el enorme crecimiento de las redes sociales y sobre de Twitter, que a diferencia de las demás propone la palabra como única vía de comunicación, lanzan una iniciativa llamada palabrasolidaria para los usuarios de esta red social.  

Las redes sociales, como máximo exponente del canal de comunicación que es internet, son el vehículo perfecto para compartir nuestro mensaje y demostrar que la socialización y colaboración que existe también puede revertir en solidaridad.

Desde el Museo de la Palabra queremos aportar nuestro granito de arena donando 0,5€ por cada persona que escriba un mensaje en Twitter y contenga el texto #palabrasolidaria. Twitter es una red social que permite a sus usuarios escribir pequeños textos (de hasta 140 caracteres) que pueden ser leídos por cualquiera que tenga acceso a su página. De esta manera, no sólo podremos participar a título individual si no que además podremos esparcir la noticia a nuestros lectores y estos a su vez a los suyos, etc.

En consonancia con nuestro lema de que “La palabra es el vínculo de la humanidad”, la donación se hará a Cruz Roja, Media Luna Roja y Magen David Adom (el nombre de la Cruz Roja en Israel). 

Queremos alcanzar los 6000 mensajes solidarios y hacer una donación máxima de 3000€ ¿Participas?

¿Cuánto vale tu blog?

noviembre 7, 2010 Deja un comentario

¿Dónde encontramos hoy esas composiciones en prosa cuyos ingredientes básicos son la brevedad, la independencia de criterio, la naturaleza informal de la exposición, el abuso de la primera persona? En los blogs, por supuesto. + más

 

Urbanidades

octubre 29, 2010 2 comentarios

No soy muy amante de la poesía. Eso está claro. Pero lo que nunca supe es el por qué de este prejuicio. Hasta hoy. 

Creía que la poesía era incompatible con la ciudad, con el cemento, el café (y los cafés), los balcones, las alfombras, los pisos de parquet. Casi nunca había sillones, ni heladeras, ni zócalos, ni ascensores. Poesía para mí eran los amores pegajosos (claro que siempre está Cortázar pero siempre tiene una estructura más narrativa), los cielos azules y el pasto verde. O en el otro extremo las nubes, la melancolía, la pena. Pensaba que siempre se estaba hablando de cosas demasiado grandes, importantes, esas que útimamente no me interesan, o no tanto como las otras. Quiero leer sobre lo mínimo, el detalle, un primer plano del café de la mañana chorreando sobre el diario, lo cotidiano, y esos momentos que parecen no decir nada. Esto es lo que me gusta leer ahora y tal vez sean los treinta, pero no quiero que una persona sentada en el inodoro sea una metáfora sobre la modernidad o la humanidad, quiero que sea eso, una persona en un inodoro. Nunca me gustó la literatura grandilocuente, y en mi cabeza la poesía representaba eso. 

¿Qué pasó hoy? primero leí (y posteé) un poema del blog Autobombo que habla sobre uñas, baños, almohadas e insmonios.  Después encontré en El pez volador un post con porciones de poemas de Giannuzzi remixados por Martín Cristal -quien se autodefine como Poet-jockey- y que hablan de lápices, de cajas, de cafés. Y por último, en Zapatos rojos  leí unos poemas muy viejos de Daniel Link que según él son un espanto pero que a mi me gustaron mucho y que hablan de paredes, de bares, de ojos y de cines.  

Del Remix de Giannuzzi quiero rescatar esto:

Poesía / es lo que se está viendo. / Un lápiz, una caja / el frío interno de las manzanas, / el calor inestable del café / cosas cotidianas gastadas / frente a mi pesada osamenta intelectual.  
Falta mucho para la nada, como si todavía / para que deambule como un muerto / que sabe que está muerto en un domingo infinito / hubiera que liberar un exceso de existencia / un ritmo puntual que desmintiera / mi humillada respiración detrás del vidrio, / el triste conocimiento de la pérdida.

 

De los poemas de Link (no puede existir un apellido más de su tiempo  que éste) copio esto:

Aquí estoy yo,
parado sobre el mundo

(caminar sobre la luna…
parece difícil;
aunque no)

sentado frente a vos
mirándote a los ojos

(todo es posible
lo digo yo)

pensando en todo lo que sos
desde hace un tiempo;
desde que supe que detrás
de tu nariz
estabas vos, ¿estabas vos
o yo te hice, cómo fue?

(si me das la mano
la luna ya no existe
sólo vos y yo, y el mundo
por supuesto, pero es otro
mundo
es algo redondo
colgado de un gancho, cerca
de aquella pared
que da vueltas
si vos o yo lo tocamos)

Yo sé que estás ahí
detrás de todo eso
detrás y adentro,
más bien en el fondo
de esto que soy yo,
a veces.
Entonces ésta es la luna
y caminamos sobre ella
y si vos estás dentro de mí
yo estoy en tus ojos
¿Cómo fue que
supimos dónde estamos,
si es que estamos?

28.4.75

Y esto:

Encontré tu nombre en un pedazo de papel

Te busqué hace tiempo entre carteles,
entre latas, te busqué en las mil caras
que pasaban. Y porque no supe
o no quise, no te encontré.

Encontré de pronto un mundo,
un color, una risa viva
y, arañándome, tu piel.
A vos, muñequita de papel,
te aprendí a querer así,
vos ahí mirándome
decirte tantas cosas
y yo muerto de risa
y haciéndote cosquillas,
rodando los dos en
la felicidad de tenernos,
y feliz, feliz, en mi rincón de humo,
amigos y canciones;
porque te sabía ahí,
siempre conmigo,
en mi bolsillo o en mis ojos,
pegada en mi mirada.
Desde aquel día en que de tanto
pensarte te me apareciste;
“Hola que tal, soy yo, ¿no me crees?”.
Y claro, si de tanto escribirte
tropecé con vos.
Y bueno, yo te quiero,
aunque me cueste disimular
que no sos más que una invención.

23.2.77

Y también esto:

Azul
de nuevo azul
–      El bar, claro:
       “los tres años de Allende/ mi madre
       se volvió a casar/ me convertía
       en un criminal/ yo luché
       siete años”
Azul, decía. Una conversación azul
y otros murmullos:
¿alrededor?
–     No nene. El ruido
la voz
el pájaro de nuevo:
vos mismo (“tuve una alucinación/
fue con mi padre”) cómo decirte
vos     vos    vos
mismo
el pájaro de nuevo.
Pero es mentira.
Cricket sí pero no tengo cigarrillos.
Mirame azul:
mi mano azul. El humo azul. Un hueco azul.
–     Te ví entre las luces: vos/z
de nuevo el ruido (click clack) y la conversación.
Buah. “Vamos a caminar”.
Vamos al cine.

10.6.83

 

A %d blogueros les gusta esto: