Archivo

Posts Tagged ‘J. Ramallo’

Libros

Termino Ensalada de Canónigos de JRamallo. Empiezo Porno de Marcos Bertorello y La otra playa de Gustavo Nielsen.

Mi ensalada viajera

enero 24, 2011 1 comentario

 

 

 

Islas Canarias, Tenerife. Un título que incluye verdura desconocida y autor enmascarado. Con máscaras, con perros, con bonetes rosas. Fedex Express. Ocho mil kilómetros. Bolsa de papel madera. Estampilla. Con cariño JRamallo. Qué lo disfrutes.  

Acá le decimos las tres C: coger, comer, cagar. En España no sé cómo se dirá. Follar me suena a película porno. A cumshot. Oh Yeah! A mí también me gusta que un perro sentado en el inodoro sea sólo eso. Aceto balsámico. Palomas. Cagada de palomas. Sangre. Tostadas. Nike de suela naranja. basura. Neon. Cerveza. Lagartijas. Ansiolíticos. Cocaína. Televisores encendidos, apagados. La mierda sobrevolando todo. El horror de lo cotidiano. La locura.

Desesperación. Una silla de ruedas que pisa mierda de perro. La mierda no trae suerte, es una mierda. Los residuos. Basura familiar. Chicos que hacen barbaridades. Asco. Vomitamos conejitos de algodón.  La violencia enmascarada.  Una felatio de compromiso. O dos, o tres. Miseria cotidiana, urbana, moderna. Miseria que duerme la siesta en el sillón. Que se esconde debajo de la mesa. Detrás del horno o la heladera. En el botiquín del baño al lado del Clonazepam. Debajo de la alfombra y detrás las cortinas. Cirugías estéticas. Cucarachas. Pelo sucio, grasiento. Pollas que buscan agujeros. Pescaderías. Gotas de sudor. Coca-Cola. Tetas enormes. La soledad. La lluvia mojándolo todo. El aire frío en la cara. La vuelta al mundo en 10×19. El de los mapamundi y el otro. El mundo de los demás y mi mundo. En Buenos Aires, en Tenerife o en Kamtchatka.  

Todavía no sé lo que es un canónigo.  

JRamallo. Ensalada de Canónigos.
Ediciones Idea. 235 pags.

Lecturas de verano

 

En estos días todos los blogs, sitios, diarios, etc hablan de qué leer en el verano como si en verano hubiese que leer otras cosas que en invierno o en otoño. Pero es entendible, porque en verano la gente muta, hombres, mujeres y niños se vuelven seres hiper-sociables, sin respeto a los horarios, con ganas de festejar lo que sea y dónde sea. Los chicos al fin conocen los placeres de la vida nocturna y los programas fuera del horario de protección al menor. La gente sale a la calle en pelotas y lo que es peor, con ojotas en los pies. Nada de glamour. El período estival actúa como un deshinibidor natural y, definitivamente, es la estación-ello por excelencia. La gente sube al colectivo y expermienta el fenómeno brazo-que-transpira-se-pega-a-otro-brazo-que-transpira. Olor a chivo, a humedad, a todo. Pero no importa… porque es verano!!! y después de todo quién soy yo para pincharles el globo. Suertudos ellos.

Por mi parte lo único que voy a decir es qué libros leí, estoy leyendo, planeo leer (y comentar) en estos días/meses que, de pura casualidad, forman parte del verano.

 

 

1. La ñina guerrera de Laura Ramos: chicas que aman a otras chicas

2. Ensalada de Canónigos de JRamallo: el horror de lo cotidiano

3. Los peligros de fumar en la cama de Mariana Enriquez: Catálogo de perversidades

4. Trash de Alejandro Seselovsky: seres bizarros que habitan los medios.

A %d blogueros les gusta esto: