Archive

Archive for 29 abril 2011

Industrias Culturales

Del 2 al 5 de junio de 2011 tendrá lugar el MICA (Mercado de Industrias Culturales Argentinas): un espacio donde productores y artistas podrán encontrarse con las principales empresas de industrias culturales del mundo y abrir oportunidades de negocios a través de rondas empresarias, conferencias, seminarios.

Van a pasar muchas cosas en el MICA. Acá abajo, algunas : 

  • Peter Greenaway  y una conferencia magistral sobre cine. +
  • Debate sobre derechos de autor +
  • Representantes editoriales internacionales +
  • El director de cine Fernando Trueba (haciendo no se sabe bien qué)
  • Muestras de música en vivo +
  • Espacio destinado a proyectos culturales de base social 

Acreditaciones acá
MICA en Facebook

NOTA
Eso sí, si creías que la política y el oficialismo vs.  anti-oficialismo iba a quedar de lado, no way. En palabras de la ministra de Industria Débora Giorgi:

La oposición busca que nos volvamos a endeudar, sus propuestas tienen que ver con desfinanciar el Estado, que volvamos a tener desequilibrio externo, y así generar más dependencia, mientras que el modelo que eligió el país en el 2003, puso en valor muchas de las cuestiones que tienen que ver con nuestra cultura nacional frente al mundo, lo que hicimos fue recuperar la identidad nacional y saber que podemos ser independientes revalorizando la cultura de todos los argentinos.

See you there!

Sad sad sad (neverending story)

De giles, cucarachas, y lámparas de bajo consumo

Fragmentos de Oda a un gil (un poema de amor) de Pablo Ramos

a vos
que casi nunca encerás el bastón
y que no te importa el precio
que cueste
la entrada al agujero tibio
de cualquier mujer,
un poco más bella
que las dudosamente dulces
prostitutas
de todos los días de tu vida

porque no hay luz en la mediocridad
no hay luz en los que están hechos con
lámparas
de bajo consumo

y fue bueno arrasarte
en las letras y en la cama (en la cama fue
lo mejor)

Go greens!

 

La señal Baby TV  (Fox) que veo cuando me toca cuidar a mi sobrino (2 años y medio) tiene  un programa que se llama Vegimals  y que muestra un mundo hecho a base de vegetales. En realidad, como su nombre lo indica, se trata de animales hechos con vegetales. En todos los capítulos se cumple la siguiente línea argumental: un grupo de verduras y hortalizas  descansa tranquilamente en una fuente y/o mesada cuando de pronto cobran vida y comienzan a volar y moverse por la  cocina en una danza sincronizada que termina por formar un simpático animalito. Luego el animal se traslada a un hábitat natural, que es una especie de jardín lleno de árboles y plantas (también hechos con verduras) y en ese escenario se cuenta alguna historia que lo involucra.  

Esta es la versión health-oriented y apta para diabéticos de la clásica fantasía de un mundo hecho de dulces (Hansel y Gretel, Charlie y la fábrica de chocolate, etc). Pero a diferencia de los otros relatos, donde lo que se busca es atraer a los chicos mostrándoles lo que para ellos sería un mundo ideal, el objetivo de Vegimals es que los chicos se familiaricen con estos alimentos que, no sabemos por qué, suelen odiar por default.  La idea es que empiecen a relacionarse de  manera natural -no forzada- y lúdica con los vegetales y lograr que, un par de años después, cuando la desición sobre qué comer y qué no corra por cuenta propia, elijan una ensalada en vez de una hamburguesa. En Vegimals no existe la dupla frutas-y-verduras, que en general van de la mano,  porque claramente los chicos no desarrollan fruto-fobia y no hacen asco a manzanas, duraznos ni bananas.  

 

Si el objetivo detrás de todo esto fuese demasiado explícito, con una molesta voz en off  explicándolo todo, o si el armado de estos frankenstein vegetales fuese torpe y forzado, la herramienta no funcionaría. Pero en Vegimals todo es perfecto y atractivo: los colores, los sonidos, los movimientos y las formas. Todo está dónde y cuándo tiene que estar. Otro elemento clave atrapa-niños es el factor sorpresa. Porque los animales se van formando con las verduras, mientras la mini audiencia va fantaseando con qué animal va a aparecer. Mi sobrino se mata de risa con el gato con cuerpo de cebolla y ojos de arvejas, el perro con orejas de berenjena, el pájaro con pico de ajo y patas de morrón. La cara que pone cuando descubre que un espárrago finalmente se va a convertir en una pata verde es impagable. Además cada vez que una de las hortalizas vuela por el aire de la cocina él pregunta (aunque ya lo haya visto veinte veces y sepa la respuesta) “¿Qué animal es”? Además se sabe el nombre de todas las verduras, no sé bien cómo porque el programa sólo las muestra, no las nombra y SÍ, le encanta comer vegetales.  

Lo anterior pretendía ser una introducción -fallida- para comentar que hay unos tipos que forman un colectivo musical vienés que se llama The Vegetable Orchestra y cuyo tercer CD se titula Onionoise (sonidos de cebolla). En palabras de los protagonistas (y traducidas al español por mí):

This CD is an aural voyage through phantasmagorical continents of sound and imaginary gardens. Living music: multi-layered and idiosyncratic.

Este CD es un viaje aural a través de continentes fantasmagóricos de sonido y de huertas imaginarias. Música viva: multi-capa e idiosincrásica.  

La duda que me queda es si estos vieneses pretenden seguir el legado de Vegimals y Baby tv o sólo son unos fucking dementes. 

Termino de publicar esto, navego por el site de página 12, sumplemento Las 12  y leo esto.

A ver si viene del cielo una enfermera del amor

Andrea se viste y Andrés disfruta.

En Miércoles de Striptease, crónica de Andrés Delgado publicada en la revista Replicante -ideas para un país en ruinas- el autor se pregunta ¿Por qué vamos donde las putas? No sé si la pregunta es muy original y no todas las respuestas que ensaya me parecen acertadas, sin embargo construye un relato inteligente y atractivo, que en pocos renglones logra abarcar algunos de los grandes temas que nos desvelan.

Es miércoles y el autor desciende al submundo en que las muchachas ofrecen su amor a cambio de dinero, para meterse en la piel del personaje-consumidor de sexo pago tratando de encontrar su respuesta. Sin embargo termina descubriendo que le resulta más sensual el espectáculo privado que le ofrece Andrea (la chica de alquiler) una vez que vuelve a ponerse la ropa.

¿Acaso no es más íntimo, más privado, el acto de vestirse que el de des-vestirse? Cuando nos vestimos damos saltitos ridículos intentando embocar nuestra pierna en la del pantalón, perdemos el equilibrio, nos contorsionamos para abrochar el corpiño.  Cuando nos vestimos puede pasar que una etiqueta quede para afuera, que la bombacha esté al revés, que una media pertenezca a un par distinto que la otra. Porque no hay ensayo en el vestirse, no hay un ritual aprendido que repetir. Desvestirse se practica, se enseña -hasta hay profesoras en la materia- en cambio  vestirse es siempre un acto espontáneo, transparente, sin máscaras, sin poses, sin prueba y error.  Vestirse no es erótico -o por lo menos no intenta serlo-  y es en esa frescura, en esa espontaneidad, que Andrés encuentra la seducción.

Leer Miércoles de Striptease

BAFICI 13 / Cómo elegir

abril 7, 2011 1 comentario

 

Estoy ansiosa. Llega el BAFICI y voy a poder ir a las funciones a las que no va casi nadie y que nunca se agotan (léase antes de las 18 hs).

Como siempre me voy a dejar llevar un poco por el instinto, la afinidad, la percepción y otro poco por las recomendaciones de publicaciones o sitios especializados como otrocine  o El Amante. Lo complicado de esta edición es que no tengo limitaciones horarias y me siento como perdida en la marea fílmica (si ya sé, encima me quejo). Todos sabemos que los límites a veces perjudican pero también son de gran ayuda ante la perspectiva de 360 películas (aprox.) en 12 días.  Hay que jugarse por algunas porque por más tiempo que se tenga, más de 2 ó 3 el mismo día no me banco y 12 x 2 me da 24 😦 

No me suelo “clavar” con las películas que elijo porque tengo claro lo que me interesa, lo que me gusta ver. Es cierto que por culpa de esta fe ciega en mí afinidad me cierro a otras posibilidades y dicen que el que no arriesga no gana. Pero no va a ser este el año para cambiar.

Entonces, además del factor día-horario uno puede elegir según los siguientes criterios: Sección / Director / Nombre / País y así están organizadas las categorías del site oficial -a excepción de la que más influye en mi decisión: País. 

Como decía, mi criterio es bastante poco amplio pero no se basa en un capricho sino en mi experiencia como  espectadora. Más o menos ya sé que climas, qué temáticas y qué cinematografías me interesan. Por ejemplo, si es coreana se ve por default, si es israelí también (de forma un poco menos racional). Si es japonesa, muy probablemente sea excelente (las del género terror no se ven, y las de yakuzas tienen que pasar por los otros filtros), si es china o tailandesa seguramente también. Si es alemana es muy dificil que no me guste. Si es noruega, sueca o finlandesa, tiene muchísimas chances. De todos los demás países, sea del continente que fuera, se lee la sinopsis, se ven las fotos, el trailer si está disponible y las recomendaciones y recién ahí se decide. Por último, si es una co-producción se desconfía y por lo tanto -y aunque los países sean de los preferidos- se recurre al sistema de filtro antes mencionado. En general no me falla.

Bon Voyage

A %d blogueros les gusta esto: